Monday, January 19, 2015

Las instituciones tienen que cambiar radicalmente para la era del Antropoceno


(Traducción por Oscar Escobar)


Por John Dryzek – Jan 7,  2015
Blog British Politics and Policy de la Escuela de Economía de Londres

Fuente:
INSTITUTIONS NEED TO RADICALLY CHANGE FOR THE ANTHROPOCENE EPOCH


Hemos entrado en la era del Antropoceno, con la actividad humana que ahora amenaza cambiar los parámetros del sistema terrestre en sí mismo.  Las instituciones sociales y políticas actuales pueden no estar a la altura de las exigencias de esta era emergente, escribe John Dryzek.  Él sostiene que debemos pensar en términos de sistemas socio-ecológicos, y no tratar a las instituciones como si el mundo ecológico no existe.

La época del Holoceno de los últimos 10.000 años aproximadamente se define por la estabilidad altamente inusual en el sistema de la Tierra.  En particular, el clima muestra poca variabilidad en comparación con el Pleistoceno tardío.  El Holoceno está dando paso al Antropoceno, en el que la influencia humana introduce inestabilidad en el sistema terrestre a un grado sin precedente en la historia humana - pero común en las escalas de tiempo geológico. Como sostengo en un reciente artículo, las instituciones como los Estados, los mercados capitalistas, y las organizaciones internacionales que se desarrollaron en las condiciones estables del Holoceno necesitan cambiar radicalmente como consecuencia, en una dirección más co-evolutiva, deliberativa, y de alternativas auto-transformadoras.

La transición ha ido tomando velocidad durante algún tiempo.  Aunque, por supuesto los impactos humanos duraderos sobre el medio ambiente han estado alrededor por cientos, si no es que miles de años, el despegue de la actividad económica agregada y los impactos ecológicos asociados desde la década de 1950 es el verdadero gatillo de la transición.  El Antropoceno es diferente porque la actividad humana amenaza con cambiar los parámetros del sistema terrestre en sí mismos.  La posibilidad surge de los puntos de inflexión y los consiguientes cambios catastróficos de estado en el sistema de la Tierra (por ejemplo, a un mundo radicalmente más cálido).

Las consecuencias para las instituciones humanas son profundas, porque como lo señala mi colega australiano Will Steffen, el Holoceno representa la única condición del sistema terrestre que conocemos que puede soportar el tipo de sociedades a las que estamos acostumbrados.  Entonces, ¿qué pasa si el Holoceno va de salida?  Las instituciones políticas del Holoceno pueden no estar a la altura de las exigencias del Antropoceno.  Las instituciones como los estados y las organizaciones internacionales tuvieron grandes problemas para responder a los retos medioambientales en el Holoceno.  Ahora se les requiere hacer mucho más.

John Rawls, el principal teórico político del Holoceno tardío, afirmó que "la justicia es la primera virtud de las instituciones sociales”, y la mayoría de sus lectores estuvieron de acuerdo.  En el Antropoceno, eso ya no es sostenible.  Para empezar, debemos pensar en términos de sistemas socio-ecológicos - no tratar a las instituciones sociales, como si el mundo ecológico no existe.  La justicia social todavía puede importar - pero las instituciones humanas necesitan desarrollar una capacidad para cuestionar lo que los valores fundamentales como la justicia deben significar.  La justicia tiene que ser ecológica tanto como social.  El Antropoceno también significa que tenemos que repensar nuestro vocabulario ambiental. Palabras como la conservación, preservación y restauración implican que hay un estado fijo de un sistema que puede servir de base para la acción.  En el Antropoceno, los sistemas son mucho más dinámicos; el objetivo siempre está en movimiento.

Hay algunas personas que quieren poner el Antropoceno en esteroides afirmando el control humano sobre estos cambios - aquí estoy pensando en aquellos que creen que podemos hacer geoingeniería del sistema climático, por ejemplo, mediante la construcción de máquinas para inyectar aerosoles y partículas en la atmosfera superior para ayudar a bloquear la luz solar.   Además de los riesgos e incertidumbres asociados con este tipo de tecnologías, demandarían instituciones de gobernanza a escala global y de longevidad de clase sin precedentes en la historia humana.  Comprometerse a la geoingeniería significa que no hay vuelta atrás, las máquinas nunca podrían ser apagadas, las instituciones de gobernanza tendrían que durar para siempre, nunca se podría permitir que la democracia las desafíe.  Es más productivo pensar en términos de la co-evolución de los sistemas humanos y los sistemas ecológicos; para que trabajen con los sistemas no-humanos, en lugar de sobre ellos.

El problema con las instituciones existentes es que se desarrollaron en un tipo de mundo muy diferente. Están sujetas a todo tipo de dependencias de trayectoria, y son bastante capaces de generar retroalimentación que refuerce su propia necesidad.  Así que las instituciones globales de finanzas se han colocado con éxito a sí mismas como "demasiado grandes para fracasar".  Las instituciones de la gobernanza ambiental a nivel mundial no han logrado producir un tratado global completo sobre ninguna cosa desde el Protocolo de Montreal para la protección de la capa de ozono en 1987 - pero esa aspiración sigue siendo el foco de los esfuerzos de la mayoría de los agentes más interesados, ya sean los gobiernos o las ONGs medioambientales.

Lo opuesto a la dependencia de la trayectoria es la reflexividad, la capacidad de una estructura o proceso o conjunto de ideas para cambiar a luz de la reflexión sobre su propio desempeño; ser algo diferente en lugar de sólo hacer algo diferente.  Sin embargo la reflexividad como generalmente se conceptualiza en  no reconoce la influencia activa del sistema de la Tierra en sí misma.  Así que la reflexividad ecológica o eco-sistémica también implicaría escuchar a las señales de los sistemas ecológicos, reconociendo esos sistemas como jugadores activos, junto con la previsión y la capacidad de anticipar los puntos de inflexión y los cambios de estado.  Si esperamos a que suceda ese cambio de estado ya será demasiado tarde.  Actualmente este tipo de alertas tempranas como las que proveen (por ejemplo) la ciencia del clima no va bien en nuestras instituciones dominantes; se requiere con urgencia una capacidad deliberativa más eficaz para procesar dichas advertencias.

La reflexividad ecosistémica sugiere una sociedad inquisitiva de individuos autónomos capaces de elaborar conjuntamente un camino de desarrollo.  No sugiere que el Antropoceno es algo que se puede manejar jerárquicamente (por ejemplo, mediante fuertes instituciones centralizadas de gobierno global).  Una respuesta más eficaz sería prever una democracia ecológica y deliberativa en evolución. Tomar en serio el Antropoceno significa una institucionalidad en evolución uniendo la teoría y la práctica, yendo más allá de las instituciones dependientes de la trayectoria existentes que hasta el momento caen por debajo de los requisitos de esta época emergente.

Para más información, vea el artículo más largo de John Dryzek en el British Journal of Political Science, "Instituciones para el Antropoceno: Gobernanza en un sistema terrestre en evolución"

Nota: Este artículo da las opiniones del autor, y no la posición del blog British Politics and Policy, ni de la Escuela de Economía de Londres.  Por favor lea nuestra política de comentarios antes de publicar. Crédito de la imagen: Fabio Venni CC BY-SA 2.0

Sobre el autor


John Dryzek es Docente Laureado del Consejo Australiano de Investigación y Profesor Centenario en el Centro para la Democracia Deliberativa y la Gobernanza Global de la Universidad de Canberra, Australia.  Sus libros más recientes incluyen Climate-Challenged Society [La Sociedad con Deficiencias Climáticas] (con Richard B. Norgaard y David Schlosberg, Oxford University Press, 2013) y Democratizing Global Climate Gobernance [Democratización de la Gobernanza Climática Global] (con Hayley Stevenson, Cambridge University Press, 2014).
Creative Commons License
A #Geoengineering #Climate Issues blog - Geoingeniería by Oscar and Jocelyn Escobar is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.Licencia Creative Commons
A #Geoengineering #Climate Issues blog por Oscar y Jocelyn Escobar se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.