Saturday, September 14, 2013

La sobrepoblación no es el problema (Traducción libre y comentario de articulo en The New York Times)

Este artículo me parece muy interesante. El autor expone muchos hechos importantes sobre el desarrollo de la sociedad humana, de cómo la ciencia y tecnología han jugado,  y podrían todavía jugar,  un papel muy importante en el crecimiento de la sociedad y de cómo podríamos sobrepasar aún más los “límites naturales de población” de la tierra. Si bien el artículo está enfocado sobre estos “percibidos”  límites ecológicos de la tierra; la idea principal es que en realidad estos límites no son tan importantes como la creatividad del ser humano y la manera en que ‘escogemos’ construir la sociedad.

Me hubiese gustado aún más si el autor hubiera tenido oportunidad de expandir un poco más sobre los límites reales, tecnológicos y sociales. Y de como hasta ahora, a pesar del éxito de la propagación de nuestra especie, hemos dejado en el camino a más o menos la mitad de la población a pesar de muchos avances tecnológicos y sociales. Y talvez de como la tecnología, mal empleada puede ser un arma de doble filo.

Algo que me llamó la atención fue este párrafo:

“En su apogeo, los sistemas agrícolas podrían haber sustentado tanto como tres mil millones de personas en condiciones de pobreza en dietas casi vegetarianas.”

Me llamó la atención especialmente porque de acuerdo a las estadísticas que muestra Global Issues,  casi un 50% de la población mundial actual, o sea, más de 3.5 mil millones viven cerca o por debajo de la línea de pobreza. [1] Creo que no los dejamos solamente en el camino, los hemos dejado viviendo en la prehistoria.

Estaré en busca o en espera de más artículos de este autor. Interesantisimo!
Oscar E.


La sobrepoblación no es el problema
Por ERLE C. ELLIS
The New York Times 13 de septiembre 2013
BALTIMORE - Muchos científicos creen que mediante la transformación de los terrenos naturales del mundo, estamos debilitando los mismos sistemas de soporte vital que nos sostienen. Al igual que las bacterias en una placa de Petri, la explosión de nuestros números está  llegando a los límites de un planeta finito, con graves consecuencias. Los desastres amenazan mientras que los seres humanos superan la capacidad de carga natural de la Tierra. Claramente, esto no podría ser sostenible.

Esto es una necedad. Incluso hoy en día, he oído a algunos de mis colegas científicos repitiendo estas y otras afirmaciones - a menudo sin objeción.  Una vez, yo también les creí. Sin embargo, estas afirmaciones demuestran un profundo desconocimiento de la ecología de los sistemas humanos. Las condiciones que sustentan a la humanidad no son naturales y nunca lo han sido. Desde la prehistoria, las poblaciones humanas han utilizado tecnologías y diseñado ecosistemas para mantener poblaciones mucho más allá de las capacidades que tienen los ecosistemas "naturales" no alterados.

La evidencia arqueológica es clara. Nuestros predecesores en el genus Homo utilizaron estrategias sociales de caza y herramientas de piedra y el fuego para extraer más sustento de los terrenos que de otro modo sería posible. Y, por supuesto, el Homo sapiens llego mucho más lejos, aprendiendo a través de las generaciones, una vez que su caza mayor preferida fue escaseándose  o se extinguió, a hacer uso de un espectro mucho más amplio de especies. Hicieron esto extrayendo  más nutrientes de estas especies al cocerlas y molerlas, mediante la propagación de las especies más útiles y por la quema de bosques para mejorar el éxito en la caza y la búsqueda de alimentos

Incluso antes de que la última glaciación terminara, miles de años antes de la agricultura, las sociedades de cazadores -recolectores estaban bien establecidas por la tierra y dependían cada vez más de estrategias tecnológicas sofisticadas para mantener el crecimiento de la población en los terrenos hacía mucho tiempo transformados por sus antepasados.

La capacidad de carga del planeta para cazadores- recolectores prehistóricos humanos era probablemente no más de 100 millones. Pero sin sus tecnologías  paleolíticas y formas de vida, el número sería mucho menos - quizás unas pocas decenas de millones de personas. El surgimiento de la agricultura permitió el mayor crecimiento de la población requiriendo prácticas cada vez más intensivas de uso del suelo para ganar más sustento de la misma tierra vieja. En su apogeo, los sistemas agrícolas podrían haber sustentado tanto como tres mil millones de personas en condiciones de pobreza en dietas casi vegetarianas.

La población mundial se estima en 7.2 mil millones. Pero con las tecnologías industriales actuales, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación ha estimado que las más de nueve mil millones de personas que se esperan para el año 2050 mientras que la población se acerca a su punto más alto podría mantenerse siempre y cuando estén en su lugar las inversiones necesarias en infraestructura y comercio favorable, la lucha contra la pobreza y las políticas de seguridad alimentaria. ¿Quién sabe lo que será posible con las tecnologías del futuro? El mensaje importante de estos números en bruto debe ser claro. En realidad no hay tal cosa como una capacidad de carga humana. No somos en nada como las bacterias en una placa de Petri.

¿Por qué es que los científicos naturales altamente capacitados no entienden esto? Mi experiencia es probablemente ilustrativa. Formado como biólogo, aprendí las matemáticas clásicas del crecimiento de población - que las poblaciones deben tener sus límites y deben llegar en última instancia a un equilibrio con su entorno. No pensarlo sería no entender la física: sólo hay una tierra, por supuesto!

Fue sólo después de años de investigación sobre la ecología de la agricultura en China, que llegué al punto en que mis observaciones me obligaron a ver más allá de mis anteojos de biólogo. Incapaz de explicar cómo las poblaciones crecieron durante milenios al tiempo que aumenta la productividad de la misma tierra, descubrí  a la economista agrícola Ester Boserup, el antídoto para el demógrafo y economista Thomas Malthus y su teoría de que el crecimiento de la población tiende a correr más rápido que el suministro de alimentos. Sus teorías de crecimiento de la población como motor de la productividad de la tierra explicaban los datos que recababa en formas que Malthus nunca lo podría hacer. Mientras seguía siendo ecologista, me convertí en compañero de viaje de aquellos que estudian directamente las relaciones humano-entorno a largo plazo - arqueólogos, geógrafos, historiadores medioambientales y economistas agrícolas.

La ciencia del sustento humano es intrínsecamente una ciencia social. Ni la física, ni la química, ni siquiera la biología es adecuada para comprender cómo ha sido posible para una especie  el reformar ambos su propio futuro y el destino de todo un planeta. Esta es la ciencia del Antropoceno. La idea de que los seres humanos deben vivir dentro de los límites naturales del medio ambiente de nuestro planeta niega la realidad de toda nuestra historia, y más probablemente del futuro. Los seres humanos son creadores de nichos. Transformamos los ecosistemas para sostenernos. Esto es lo que hacemos y siempre lo hemos hecho.  La capacidad de carga humana de nuestro planeta emerge de las capacidades de nuestros sistemas sociales y nuestras tecnologías más que de cualquier límite ambiental.

Hace doscientos mil años empezamos por este camino. El planeta nunca será el mismo. Es hora de que todos nosotros despertemos a los límites que realmente enfrentamos: necesitamos mejorar los sistemas sociales y tecnológicos que nos sustentan.

No hay ninguna razón ambiental por la cual las personas pasen hambre ahora o en el futuro. No hay necesidad de utilizar más tierra para sostener a la humanidad - el aumento de productividad de la tierra utilizando tecnologías existentes puede aumentar los suministros mundiales, e incluso dejar más tierra para la naturaleza - un objetivo que es a la vez más popular y más posible que nunca.

Los únicos límites a la creación de un planeta del que las generaciones futuras estarán orgullosos son nuestra imaginación y nuestros sistemas sociales. Al avanzar hacia un mejor Antropoceno, el medioambiente será lo que nosotros hagamos .

Erle C. Ellis es profesor asociado de sistemas geográficos y ambientales en la Universidad de Maryland, Condado de Baltimore, y profesor asociado visitante en la Graduate School of Design de Harvard.
Original:
Overpopulation Is Not the Problem
By ERLE C. ELLIS
September 13, 2013
http://mobile.nytimes.com/2013/09/14/opinion/overpopulation-is-not-the-problem.html?from=opinion&WT.z_mob_rel=1

Mi referencia:
[1] Poverty Facts and Stats

Creative Commons License
A #Geoengineering #Climate Issues blog - Geoingeniería by Oscar and Jocelyn Escobar is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.Licencia Creative Commons
A #Geoengineering #Climate Issues blog por Oscar y Jocelyn Escobar se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.